Idiomas

¿Habremos desvirtuado el término artesano?

12, noviembre | General | Sin comentarios
Finca Loranque con la artesanía

Alberto Suárez Fdez.-Serrano - Be-ver

Quiero hacerles un pequeño test, por favor háganse la siguiente pregunta para sí mismos, y por supuesto, díganse la verdad y nada más que la verdad; Un plato de postre como las natillas, cómo lo prefieren ¿abrir la nevera y coger aquellas del super de marca blanca, que están muy buenas? O por el contrario, prefieren aquellas natillas caseras hechas con receta de generación en generación, y que las prepara la yaya cuando van a la casa del pueblo.

No seré yo quien les condicione las respuestas y los gustos de cada uno/a, pero estoy convencido de una cosa: lo casero, lo realmente artesanal y hecho a mano por un viejo/a experto/a en la materia, nos gusta más, eso está claro.

Pero mi pregunta es la siguiente, ¿realmente esto es siempre así? Pongamos otro ejemplo – que no nos toque el preciado estómago - : la cultura. Seguro que les suena el mediático historiador Eric Hobsbawm, él decía que una de las causas por las que algunas de las artes visuales más importantes que ha desarrollado el ser humano, desde su mas temprana antigüedad, como por ejemplo la pintura o la escultura, están en desuso, ya casi no se practican y el interés del público general va en picado – casi reservado para curiosos y eruditos en la materia -, en pro de otras que sí llenan salas y auditorios de todas clases, como las artes escénicas (teatro, musicales, etc.) la música, o los best sellers por ejemplo. Las vencedoras son aquellas que se realizan ante un público amplio, las que salen rentables para “satisfacer la demanda de nuestra economía de masas”. Una sociedad que no está dispuesta a no compartir algo que le gusta mucho, y que pretende que los demás vean lo interesante que puede llegar a ser para esa persona. Ya podrán ver por donde voy, y sí, también la tecnología a través del fenómeno Internet y de sus más actuales redes sociales, reproducen todo, todo, pero todo.

Pero realmente sabemos ¿qué significa ser un producto artesano? ¿Y apreciar algo artesano de calidad, de lo que no lo es pero que sin embargo, está hecho a mano? Artesano es un objeto al que la persona que ha sido su autor/a le ha dotado de un sello personal – que para eso ha utilizado su tiempo y esfuerzo en realizarlo -. Pues bien señores, un alimento artesanal es ese al que su fabricante le ha puesto sus ganas, sacrificio, buen hacer y dedicación – casi seguro que más de lo que es su coste final – y algo no es artesano cuando significa meramente un número de serie en la fábrica, por mucho que nos empeñemos en que aparezca en el envase, en palabras sobresalientes y bajo un “sello autentificador” que lo “garantice”.

Por último, y a coalición con la tecnología y su casi obligada separación de lo artesanal, a veces y depende en las manos de quién o quienes, las redes sociales, por muchos dígitos que lleve su software,  puede ser un elemento artesano.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha