Idiomas

El duro trabajo de la prevendimia

El duro trabajo de la prevendimia

viernes 9 de agosto, 2013

Finca Loranque-preparación vendimia

El seguimiento del estado de los racimos en Finca Loranque es constante.

Toda la atención de Finca Loranque en la actualidad está centrada en los trabajos de p...

Toda la atención de Finca Loranque en la actualidad está centrada en los trabajos de preparación de la vendimia, un trabajo laborioso en el que no se deja nada al azar. Mientras que en la bodega ya se está preparando todo para recibir la uva -limpieza exhaustiva de depósitos y todos su componentes, puesta en marcha de las máquinas específicas de vendimia, etc.-  en el campo el seguimiento de la maduración de la uva es constante: vigilancia del estado sanitario de los racimos, muestreos, análisis de los parámetros fenológicos de la uva…

En esta  fase ya está todo el trabajo en las distintas parcelas realizado y la actualidad pasa por el aclareo de las viñas, también denominada ‘vendimia en verde’, una labor manual que redundará en la calidad final de los racimos. El momento optimo para hacer esta labor es cuando la uva esta empezando a enverar, porque de esta forma se evita que los racimos que se queden en la cepa crezcan mas. Realizarla durante esta fase garantiza una sensible aceleración del proceso de maduración, sin alterar de modo significativo las dimensiones de las bayas ni la relación entre superficie y volumen.

Año climatológico complicado

Climatológicamente, 2013 está siendo un año inusual. De hecho, la brotación de la viña tras el parón invernal se produjo con adelanto y mucho vigor, debido a una semana de intenso calor a finales del mes de abril, un anticipo casi veraniego. Sin embargo, a los pocos días de este arranque vegetativo su crecimiento se vio interrumpido y paralizado por unas bajas temperaturas inusuales, que se han prolongado durante todo el mes de mayo.

Otra característica del año han sido las intensas y abundantes lluvias de finales de invierno e inicio de primavera, lo que ha provocado una intensa floración y la formación de gran número de racimos. Este hecho hará que la vendimia en verde -algo habitual en Finca Loranque- se haga en esta ocasión con mayor esfuerzo.

De momento, la conclusión más objetiva de esta climatología es que los técnicos de Finca Loranque aumentaron, si cabe, la vigilancia del crecimiento vegetativo de todas las variedades, ante los riesgos de enfermedades que puedan afectar a las plantas. Además, se procedió a realizar los tratamientos y aportes ecológicos normales, todo con el único objetivo de conseguir la mejor uva posible para elaborar vinos únicos y con personalidad.

Sólo queda que el verano siga resultado no demasiado caluroso… Como dijo Julio César al cruzar el río Rubicón con sus legiones: ¡la suerte está echada!