Idiomas

Nueva línea de etiquetas Loranque monovarietales

Nueva línea de etiquetas Loranque monovarietales

lunes 13 de julio, 2015

Nueva línea de etiquetas Loranque monovarietales

La línea de monovarietales Loranque actualiza su imagen.

Uno de los momentos más intensos de la vida de una bodega es la decisión del dise&ntil...

Uno de los momentos más intensos de la vida de una bodega es la decisión del diseño de una etiqueta. Todo el esfuerzo que contiene el interior de una botella de vino, tiene que verse plasmado en la identificación que aporte esa parte externa, que competirá en la subjetiva visión del cliente. Y las posibilidades son muchas, y los gustos infinitos, y la forma de percibir el mensaje único y personal. De ahí la dificultad, dar con la clave no sólo es fundamental, sino absolutamente decisivo. Y en esta fase está ahora mismo la bodega, en una revisión total del ‘packing’ de su línea monovarietal Lacruz de Finca Loranque, en una apuesta de modernidad y diseño, de renovación e identificación.

Posiblemente, el cambio más importante sea que la denominación Lacruz pasa a un segundo término y la marca Loranque toma mayor protagonismo. De hecho, en la tipografía del nuevo etiquetaje, el mayor cuerpo de letra y, por tanto, la mayor apariencia visual será para el nombre de la finca, una decisión importante por unificar todos los productos de la bodega entorno a una misma y ya reconocida marca.

Además, en esta nueva etapa, se ha contado con el trabajo de grandes fotógrafos, profesionales y amateur, para que recorran con su personal visión los lugares dónde se crean los vinos. El objetivo ha sido seleccionar las de mayor calidad para crear un diseño, en el que el personalísimo entorno en el que crece el viñedo, y la particular bodega dónde se transforman las uvas sean los protagonistas absolutos.

Junto a la importancia visual de la selección fotográfica, se incorporarán unas brevísimas anotaciones, que informan de lo que la bodega considera más diferenciador: la vendimia manual, un proceso que habla no sólo de la forma de recoger la uva, sino del cuidado del viñedo y la importancia del campo para conseguir vinos de alta calidad. Junto a este dato, se añaden los de la figura de Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra de Castilla; la particularidad de contar con una bodega de elaboración bicentenaria y la exclusiva parcela de la que provienen las uvas con las que se elabora cada vino.

Además, los colores por los que ya son conocidos los tres monovarietales que configuran la línea se mantienen, con cintillos identificativos. Por tanto, el color negro corresponderá al Syrah, el rojo al Tempranillo y el beis para el Cabernet Sauvignon.

Una renovación de la imagen que pretende reflejar mejor la calidad final del contenido y hacerlos más atractivos en el mercado.

 (Loranque Syrah 2011, con la nueva etiqueta ya en nuestra tienda on-line)