Idiomas

En la Viña está la clave

                                                                           TIERRA DE VIÑEDOS


En Finca Loranque -localizada dentro de la conocida zona vitivinícola de Méntrida-, terrenos fértiles para la agricultura se dan la mano con terruños arcilllo-calcáreos, muy aptos para la viña. Un paraje único donde existen documentos que prueban que ya en el siglo XI existían grandes pagos con las mejores cepas.  El esfuerzo más importante del proyecto fue diseñar un viñedo con garantías para elaborar vinos de calidad. Para ello, nada mejor que contar con la asesoría de Pablo Eguzkiza, de la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez, auténticos dinamizadores de los terroir más importantes en España.  

Tras un concienzudo estudio de suelos, pluviometria, condiciones climatológicas particulares..., y distribuidas en las 500 hectáreas de terreno propio de la Finca, se decide plantar 42 hectáreas de las variedades Syrah, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Merlot, que con el paso de los años han demostrado su perfecta adaptación a las parcelas donde están plantadas, consiguiendo uvas de gran concentración y calidad.  Finca Loranque ha sabido, de esta forma, recuperar la historia vitivinícola de una tierra que asimila la cultura del vino como parte de su fisonomía, devolver a esta zona la fama de calidad vitivinícola que siempre ha tenido y dotar de personalidad a uno vinos que están recibiendo el reconocimiento tanto nacional como internacional.

                                                                          LOS MEJORES CUIDADOS PARA LA VIÑA

Los trabajos en la viña son constantes y siempre bajo la premisa del respeto absoluto al entorno. Para el óptimo rendimiento se realizan, además de los trabajos de la poda invernal, limpieza de calles, arados..., la denominada poda en verde. Gracias a este trabajo, que se realiza de forma manual en el mes de mayo, se consigue eliminar la "carga" sobrante de la planta para mejorar el rendimiento y la calidad de la uva, al aumentar la superficie de insolación útil y limitar el número de racimos por cepa.  Otra labor importante que en la viña es el despunte, también llamado desmochado, consistente  en cortar la punta de los pámpanos, generalmente los últimos tres o cuatro entrenudos, y sirve para desvigorizar la cepa y mejorar la insolación de hojas de racimos.

Pero quizás el trabajo que más influirá en la calidad final de la cosecha sea la vendimia en verde o aclareo de racimos. En esta fase se elimina gran parte de los racimos de la viña para potenciar en aspectos tan importantes como la concentración de de antocianos y taninos y en el color de los vinos.  El objetivo es obtener sólo uva de gran concentración y calidad, imprescindibles para elaborar los vinos personales de Finca Loranque.

Categorías